Riego del viñedo para uva de vinificación

He estado un poco desconectado del blog, pero volvemos a retomarlo…

De vez en cuando, cuando veo una conferencia o jornada técnica interesante, procuro acercarme, porque siempre se aprenden cosas nuevas.

El pasado 3 de marzo se celebró en Manzanares (Ciudad Real) una jornada organizada por el Consorcio del Alto Guadiana y en colaboración con IVICAM, en la que una de las charlas trató sobre “La eficiencia del riego del viñedo para uva de vinificación”.

Me pareció una charla muy amena, a la vez que educativa, y que además de alinea perfectamente con mi folosofía de viticultura de precisión que fomentamos con el uso de redes de sensores. Voy a hacer un breve resumen de las principales cosas que se dijeron.

En primer lugar hay que destacar que toda la información va orientada al riego de uvas que se destinan a la elaboración de vinos de calidad. Y para ello debemos tener en cuenta siempre cuál es el objetivo del vino que se quiere elaborar, es decir, si va a ser un vino joven, crianza, reserva o gran reserva.

Para regar un viñedo nos encontraremos con las siguientes dificultades:

  • Calcular las necesidades hídricas del terreno
  • Hay que tener en cuenta que todos los viñedos no son iguales, considerando:
    • La variabilidad del suelo
    • Los factores climáticos
    • Los factores del cultivo:
      • Densidad de plantación
      • Sistema de consucción
      • Portainjerto usado
      • Variedad cultivada
      • Carga de poda
      • Superficie foliar

En resumen, que el riego debe ser adaptado a cada viñedo, o mejor dicho, a cada parcela dentro del viñedo, porque esa es la única forma de obtener una uva de calidad para elaborar el vino deseado.

En la calidad de la uva es determinante la estrategia de riego.

Se debe regar sólo cuando sea necesario para conseguir el modelo de uva deseado. Y para ello se debe empezar a regar cuando se esté terminando la reserva hídrica del terreno, pero no antes.

Lo complicado es calcular esa reserva hídrica, ya que depende de la necesidad de la viña y del tipo de terreno. Hay datos tabulados que cuantifican la reserva hídrica del terreno en función del tipo de suelo, pero no dejan de ser cálculos teóricos.

Otro factor importante es la FRECUENCIA DE RIEGO.

Partiendo del hecho de que el riego es localizado (por goteo), habrá que dimensionar adecuadamente el caudal de los goteros y el tiempo de riego en función del tipo de suelo. Por ejemplo, un terreno arcilloso es poco permeable, y si se echa agua deprisa ésta se extenderá en superficie (el terreno no lo absorbe) y penetrará a poca profundidad, no llegando a las raíces profundas y perdiéndose por transpiración.

Por el contrario, sin el terreno es arenoso, permeable, el agua puede penetrar hasta una profundidad mayor que la de las raíces, con lo que el agua a partir de esa profundidad será desperdiciada, y además contaminará el subsuelo, ya que arrastrará nitritos.

Por lo tanto, el sistema de riego se debe dimensionar adecuadamente para no desperdiciar agua y no aumentar la contaminación.

Ahora bien, la pregunta del millón: ¿CUÁNTO REGAR?

Hasta ahora lo que se hace es calcular la evapotranspiración, aplicando un coefriciente del cultivo según la época y la variedad, y regando un determinado porcentaje del resultado del cálculo, según la estrategia de riego (stress hídrico) adoptada. Sin embargo esto no deja de ser un cálculo teórico, por lo que nos alejamos, una vez más, de la hipótesis establecida de que el riego se debe adaptar al estado hídrico del terreno.

Por ello, y hasta aquí el resumen de la jornada de Manzanares, pienso que la forma de ajustar el riego al estado hídrico del terreno es medir la humedad del suelo a distintas profundidades. Puesto que el terreno no es uniforme, deberíamos medir la humedad en tantos puntos como no-uniformidades haya en el terreno. Y sin duda las redes de sensores inalámbricos pueden tener ahí un papel muy importante, ya que son la única tecnología hoy en día que es capaz de ofrecer un elevado número de puntos de medida, distribuidos por el terreno, sin necesidad de cable, utilizando una comunicación via radio entre ellos, para dar información en tiempo real del estado hídrico del suelo.

En conclusión, y volviendo a la jornada que nos ocupa, podemos afirmar que en climas áridos el riego controlado del viñedo es la arma más poderosa, y su manejo preciso permite diseñar la uva y los vinos a producir.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Viticultura y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Riego del viñedo para uva de vinificación

  1. mariano dijo:

    como estas? estoy armando un viñedito muy chiquito en Córdoba Argentina.
    no soy un entendido en la materia y necesito informacion relacionada a esto.
    uno de los temas es que no se como regular el riego, si lo hago por goteo etc etc. si sabes algo o donde conseguir info te lo agradeceria gracias.

  2. mariana dijo:

    estoy iniciandome en la tecnica de hidroponia casera y mi proyecto , es la siembra de uva soy de mexico de la zona del gllfo de , las condiciones del suelo son propicias pero mi duda era el riego y con que frecuencia al leer lo anterior quedan aclaradas, mil gracias . atte mariana

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s